Conectada la primera planta FV participada tras el decreto contra las renovables

Después de un largo retraso burocrático, está previsto que la planta fotovoltaica de Alcolea del Río (Sevilla) de Som Energia se conecte hoy a la red eléctrica. Fue construida en menos de dos meses pero llevaba desde diciembre de 2015 a la espera de los permisos necesarios para entrar en funcionamiento. Su conexión coincide con el 30 aniversario de Chernóbil, el mayor accidente nuclear de la historia.

Conectada la primera planta FV participada tras el decreto contra las renovables

La planta, con una producción anual prevista de 3,4 millones de kilovatios-hora (el equivalente al consumo anual de electricidad de unas 1.300 familias) y un ahorro de 1.300 toneladas de CO2, ha sido posible gracias a la Generación kilovatio-hora, una iniciativa colectiva de la cooperativa Som Energia, financiada por aportaciones particulares de socios y socias, y que ha conseguido los 2 millones de euros necesarios para su construcción.

Según Nuri Palmada, responsable de Proyectos de la cooperativa “llegar hasta aquí, poner en funcionamiento esta planta solar, demuestra que se pueden superar las barreras a las energías renovables y a la autoproducción individual, que han paralizado durante los últimos años nuevos proyectos de renovables en España”.

La planta fotovoltaica de Alcolea del Río es el primero de los tres grandes proyectos de energías renovables de la Generación kWh de Som Energia. Para Ana Marco, presidenta del Consejo Rector, “conseguir un mix de varias tecnologías como la fotovoltaica, la eólica y la minihidráulica, demuestra que un futuro 100% renovable es posible”.

La inversión total prevista en los tres proyectos ed de 5 millones de euros. El segundo gran proyecto de la Generación kWh, la construcción comunitaria de un molino eólico cerca de Barcelona, acaba de ser autorizada por la Generalitat de Cataluña este mismo mes de abril.

La conexión de la planta de Alcolea coincide con el lanzamiento de la campaña “Desenchufa la energía nuclear“, que recordando el 30 aniversario del desastre de Chernóbil, quiere impulsar la necesidad de dejar de financiar a las grandes eléctricas, que “siguen promoviendo y utilizando una energía sucia, centralizada e insostenible”, asegura Som Energia.