Autoconsumo, autosuficiencia o independencia eléctrica: Utopía sostenible o realidad posible. Campaña Corta los Cables

Autoconsumo, autosuficiencia o independencia eléctrica: Utopía sostenible o realidad posible. Campaña Corta los Cables

Decía Ballester que la Fundación Desarrollo Sostenible está trabajando tanto a nivel nacional como a nivel internacional en varios campos relacionados con las sostenibilidad. Quiso exponer “la campaña corta los cables”, que se está trabajando desde hace un año desde un sentimiento de rebeldía, pero sabiendo y siendo conscientes de que es una necesidad social urgente, además compartida, de gente que se siente víctima de las Compañías Eléctricas y las políticas sobre energía.

Emlio-Ballester
Fernández entiende  que la energía debe ser un ámbito al que se debe  acoger al concepto mismo de democracia, que los ciudadanos debemos tener la capacidad de decidir qué energía es la más sensata para nuestro hogar, “empoderarnos”. En este sentido, “nos han ido socializando para que nuestro conocimiento sobre la energía que consumimos, se centre en el conocer la factura que nos llega”, exponía el ponente. En la última década se han ido desarrollando nuevas tecnologías para las renovables, placas fotovoltaicas, aerogeneradores, etc, que hacían pensar sobre la posibilidad de poder adquirir dicha tecnología para adaptarla a los hogares, y no depender del abasto masivo de la red eléctrica. Sin embargo, no sólo no la han fomentado, sino que  han prohibido las renovables (con moratoria).
A partir de aquí, la fundación empezó a cuestionar el sistema eléctrico y a generar alternativas, ya que creían que era ineficiente con la sostenibilidad, dependiente del exterior, con un modelo centralizado (oligopolio) y nada eficiente, además, caro e insolvente. La alternativa, según Fernández, “consiste en la creación de un modelo que no dependa del exterior, que sea eficiente, que no desprenda contaminantes a la atmósfera y que sitúe a los ciudadanos en el centro de los sistema eléctricos, es decir, que no sean un medio para los intereses y beneficios de las compañías eléctricas”. Además, añadía, “ que propicie un cambio de la cultura energética y que sea mucho más transparente de lo que actualmente es”.
El objetivo de la fundación es que la energía que se consume sea 100% renovable, que según Fernández, “no es una utopía y es posible”, aunque haya muchos que digan que no siempre va a llover, que no siempre va a ver olas, que no siempre va a ver viento,  luz solar, etc, pero lo cierto es que “raro sería que no ocurriera nada de esto en ningún lugar”, añadía Ballester. Es decir, “puede que en Las Palmas no haya viento, luz solar ni olas en el mar, pero puede haber viento en Arinaga, olas en Agaete y Sol en Maspalomas”.
Argumentaba que la alternativa a el sistema radica en “declararnos insumisos; instalando nuestra placa fotovoltaica en nuestros hogares, o declararnos independientes del sistema; ésto es  “cortar los cables”. Usando energías renovables como la solar, la eólica, la geotérmica, la hidráulica, la undimotriz y  la biomasa,  bajo  el Sistema de autosuficiencia eléctrica permanente , se tiene la posibilidad de ser dueño y propietario de la energía. Permite dar de baja a la Compañía eléctrica y depender exclusivamente de uno mismo.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.